El presidente de Francia quiere que la baguette sea protegida por la UNESCO

Por iniciativa de la Confederación Nacional de Panadería Francesa, el Presidente de Francia,  Emanuel Macron, pedirá a la UNESCO que el tradicional pan francés sea considerado como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

 

Que la gastronomía es uno de los puntos neurálgicos de cualquier cultura es algo indudable. Es por eso que, no es de extrañar que el presidente francés Emmanuel Macron haya que pedirá a la UNESCO que se reconozca la baguette como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

“La baguette forma parte de la vida cotidiana de los franceses y el pan es una historia especial, es el día a día; la mañana, el mediodía y la noche para los franceses”. De esta manera Macron contestaba al Presidente de la Confederación Nacional de Panadería Francesa (CNPBF), Dominique Anract, que defendió que este tipo de pan es único y que se debe reivindicar “su lugar legítimo en el patrimonio mundial”. Pero, ¿dónde está la magia de este alimento? Parece ser que en su sencillez. Según explicó Anract, este “maravilloso producto” hecho solo de harina, agua, sal y levadura; debería convertirse -junto con la Torre Eiffel-, en uno de los principales símbolos franceses. Macron confesó su conformidad y afirmó sin tapujos durante un encuentro con los panaderos del país, que “la baguette es una envidia para el mundo entero”.

Debemos preservar su excelencia y nuestra experiencia, y por esa razón debe estar incluida en la lista de patrimonios”, explicó, e hizo alusión a los Napolitanos, que el pasado diciembre consiguieron que la Pizza entrase en la lista de la UNESCO y se convirtiese así, en la comida número de 13 que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Macron dijo que “la baguette es envidiada en el mundo entero. Necesitamos preservar su excelencia y forma de preparación. Eso es por lo que necesita ser (clasificada) como patrimonio”.

La UNESCO ha designado ciertos alimentos y cocinas del mundo dentro de su lista de Patrimonio Cultural Inmaterial. La tradicional cocina japonesa “washoku”, la cultura cervecera de Bélgica o la forma coreana de preparar el kimchi son solo algunos ejemplos incluidos en la lista.

Macron relacionó la propuesta con el exitoso intento del año pasado de incluir en la lista a la pizza napolitana. “Sé que nuestros panaderos vieron que los napolitanos lograron que la pizza (fuera clasificada) como (parte del) patrimonio mundial, y dijeron: ‘¿Por qué no la baguette?’ Y están en lo correcto”, dijo.

El presidente dijo que la baguette es parte de “la vida diaria de los franceses, en la mañana, al mediodía y por la noche. No es una cuestión de creencias; todos lo tienen. La baguette ha sido parte de la humanidad desde su origen”. La cocina francesa ya integra la lista de la UNESCO desde 2010.

 

Pero, ¿dónde está la magia de este alimento? Parece ser que en su sencillez. Según explicó Anract, este “maravilloso producto” hecho solo de harina, agua, sal y levadura; debería convertirse -junto con la Torre Eiffel-, en uno de los principales símbolos franceses. Macron confesó su conformidad y afirmó sin tapujos durante un encuentro con los panaderos del país, que “la baguette es una envidia para el mundo entero”.

“Debemos preservar su excelencia y nuestra experiencia, y por esa razón debe estar incluida en la lista de patrimonios”, explicó, e hizo alusión a los Napolitanos, que el pasado diciembre consiguieron que la Pizza entrase en la lista de la UNESCO y se convirtiese así, en la comida número de 13 que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Se le consultó al Presidente de la UIBC cómo se valora la propuesta, qué posibilidades visualizan para el sector panadero mundial y se apoyará de algún modo a la Cámara de Panaderos de Paris en esta iniciativa que ha sido respaldada por el Presidente Frances?

 

Antonio Arias expresó que “El que varios países estén solicitando que sus panes más representativos pasen a formar parte de la lista de panes que deberían ser patrimonio inmaterial de la humanidad avalado por la UNESCO, para nosotros es muy importante y de gran valor porque eso reafirma la solicitud que estamos haciendo como UIBC ( Union Internacional de Panadería y Confitería) a nombre de toda la humanidad ante la ONU, la FAO y la UNESCO de que se declare el año 2020 como Año Internacional del Pan y que con el aval de todos se declare al “PAN” como patrimonio inmaterial de la humanidad, ¿que tan malo puede ser si lleva más de 8000 años en el mercado? El PAN es un alimento que lleva PAZ, “donde hay pan, no hay guerras”

Por estas pequeñas razones apoyamos y apoyaremos todas aquellas iniciativas que le den el valor y la importancia que tiene el PAN dentro de la alimentación y que no debe nunca faltar en ninguna mesa en los hogares de cualquier parte del mundo. El PAN y los panaderos han sido una parte muy importante dentro de la sociedad, no se entendía una buena sociedad sin la parte religiosa, sin la parte política y sin panadero.”

 

Publicaciones Recientes

escriba su busqueda y presione enter