PANADEROS SOLIDARIOS

La SOLIDARIDAD es una virtud que moviliza a los Argentinos. Y queremos resaltar aquí algunos casos -de los miles que seguramente existen- de Panaderos Solidarios que hacen el bien, muchas veces en forma anónima. Algunos ejemplos:

 

En Viale (E:Rios) una panadería regala panes bendecidos tras una promesa de vida de hace 85 años atrás

La vuelta a la vida de un niño enfermo mantiene una promesa de los dueños de una panadería. El dueño del comercio contó a cómo mantiene la tradición familiar de repartir panes bendecidos a los clientes.

 

Como hace 85 años atrás, cada 19 de marzo, día en el que la comunidad católica venera a San José, una panadería de Viale que lleva el nombre del santo, regala panes bendecidos a los vecinos que se acerquen a compartir la sana costumbre.
Pero, cómo surgió esta tradición que se repite cada año en esa localidad.
Según cuenta la historia que un día, al hijo más pequeño de Nicolás “Japonés” D’Agostino le detectaron una gravísima enfermedad. Desesperado, el hombre realizó una promesa: Si el chico se salvaba, él donaría a la panadería de sus hermanos D’Agostino toda la harina para elaborar el pan que la panificadora luego obsequiaría a los vecinos cada 19 de marzo.

En comunicación con El Despertador el programa que se emite por Elonce TV, uno de los dueños del comercio, Fabián D´Agostino, contó: “El padre de Nicolás Gabriel era el hermano de mi abuelo. Y él dijo que si sanaba el hijo que tenía una enfermedad grave, en el día de San José le regalaba la harina a mi abuelo para que haga pan y lo regale en el pueblo. Desde ahí empezó, que cada San José se regalaba el pan de la vida. Y ya es una tradición desde hace 85 años”, rememoró.
En la oportunidad, comentó que el reparto de los panes se hace al mediodía. “Viene el cura del pueblo, bendice los panes, y a los vecinos les gusta porque se llevan un pan bendecido, que es lo que más interesa”.
De acuerdo a lo que reveló, para la tradicional jornada se elaboran 600 panes tipo caseros y se los reparte en bolsitas, a cada persona que se acerca a la panadería.

Cuando se le consultó a D´Agostino qué siente al continuar con una costumbre de tantos años, éste sentenció: “Es un acto de responsabilidad y tradición el seguir haciéndolo. Gracias a Dios lo podemos hacer. Y es algo muy lindo, muy emotivo, porque ahora son nuestros hijos los que reparten los panes en sus bolsitas”.
Finalmente, el panadero invitó a todos a acercarse a su panadería San José, ubicada en el centro cívico de Viale, donde pueden adquirirse biscochos, pan, facturas, galletas, masitas, malteadas, pan de miga, entre otras exquisiteces.
“El pan dulce, es lo más tradicional, porque lo hacemos con nuez, higo, almendras. También elaboramos uno grande y lo cortamos. Incluso, hasta desde Paraná vienen a buscar su pan dulce”, aseguró.

En Mendoza un panadero regala pan a los mas necesitados

Germán Cornejo tiene 23 años y es propietario del negocio en Guaymallén. Entrega más de 140 kilos de pan en forma gratuita a los vecinos de la zona, dos veces al mes.

“Si bien he pasado momentos difíciles, nunca me ha faltado nada. A mi esposa, en cambio, sí y ella me motivó a tomar la decisión”, dijo Germán Cornejo, que es padre de dos niñas. Tiene 23 años y es propietario del negocio ubicado en Gutenberg y San Lorenzo del departamento mendocino de Guaymallén.

Bajo el nombre “los jueves de regalar pan”, la iniciativa se realiza dos veces al mes para mitigar el aumento de los panificados y para que las familias no pierdan la costumbre de llevar ese alimento a la mesa.

La iniciativa solidaria comenzó hace unos meses para ayudar a la gente de bajos recursos del barrio. Dos veces al mes entrega cerca de 140 kilos.

Y aclaró que se trata de una acción altruista y no de una protesta del tipo panazo como la que se había realizado en el Congreso de Buenos Aires, donde se repartieron 5 mil kilos de pan en rechazo al aumento de la harina.

 

En Merlo (B. Aires) un panadero regala facturas a los mejores alumnos

El año pasado Gabriel Fernández asombró a la comunidad de Mariano Acosta en el partido de Merlo. Este dueño de una confitería decidió, a pesar del incremento de los costos que debe afrontar mes a mes, premiar a los alumnos de su barrio. La particular estrategia fue anunciar que regalaría una docena de facturas a aquellos que se saquen un 10 en la escuela.

“En realidad esta no fue una idea mía, es una idea que copié el año pasado de un heladero que regalaba un kilo por cada 10 que le llevaban los chicos de la zona. La iniciativa me pareció muy buena y como estoy cerca de dos colegios, me pareció piola incentivar a los chicos con una docena de facturas por cada buena nota que traigan en el cuaderno de la escuela, esto es algo como para que los chicos se esmeren un poquito más”, dice orgulloso Fernandez.

El boca a boca hizo que tarde tras tarde, en la vereda del comercio se formaba una fila con decenas de chicos que pasaban a buscar su premio y esto significaba una alegría para el comerciante de 61 años.

La confitería es llamada Karina en honor a la sobrina de Gabriel.

Publicaciones Recientes

escriba su busqueda y presione enter