Skip to content

EL ENVASE DE PANADERÍA EN LA POSPANDEMIA

A partir de la pandemia que azota a la humanidad muchos cambios se observan en nuestras conductas, en nuestras decisiones, y  en el mundo el tema del embalaje de panadería en este tiempo pospandémico adquiere una relevancia importante. Zsófia Kertész, ingeniera de desarrollo de Campden BRI de Hungría, proporciona un análisis de la importancia que adquiere el envase en estos tiempos y específicamente en la panadería. Cuales son las preferencias del consumidor en cuanto al embalaje, sea por seguridad alimentaria o por otras razones.  TAmbien es importante señalar que existe un amplio rango de termoformadoras automáticas, termoselladoras y máquinas de campana a nivel internacional de fabricantes que otorgan las soluciones de envasado para alimentos. Existen de todos los tamaños y cantidades para el envasado de pan y productos de panadería, tanto para baguets precocidas como para panes listos para el consumo, bases de tartas o masas de pizza y están diseñadas para producir lo que sus productos merecen: un envasado mejor.

Y en el informe sobre el tema, dice la doctora  Kertész:

COVID-19 ha cambiado nuestras vidas de muchas maneras, incluida nuestra actitud hacia los envases. Parece que no hace mucho tiempo que el Blue Planet II de la BBC y el «efecto Attenborough» estaban provocando una ola de cambios en las actitudes de los consumidores hacia los envases. En ese momento, se descubrió que un 88% había cambiado su comportamiento de compra desde el programa, según Waitrose & Partners Food and Drink Report 2018-19. La misma investigación encontró que los clientes también compran cada vez más frutas y verduras sin envasar. Las ventas de peras sueltas, por ejemplo, estaban creciendo a un ritmo 30 veces superior al de las peras en bolsas. Pero luego vino la pandemia.

Después de que la tendencia sin envases se había establecido en muchos sectores, incluido el sector de la panadería, la balanza se inclinó y las ventas de productos de panadería envasados ​​se dispararon en 2020. Esto se debió principalmente a preocupaciones de higiene, pero también se cree que se debe al pago más rápido que los productos empaquetados pueden permitir. Si bien esto puede ser una tendencia temporal, significa que la demanda de los consumidores ha sido por más, en lugar de menos, envases.

El envasado se conoce desde hace mucho tiempo como un método eficaz para proteger los alimentos. Desde su aparición en los estantes de los supermercados, los principios del envasado han destacado la seguridad. Su capacidad para mantener la integridad de un producto mientras ayuda a prevenir cualquier problema de contaminación cruzada siempre ha sido un gran argumento de venta, y esto explica la aceptación sostenida que se observó durante la crisis de salud global. Los productos envasados ​​brindan una sensación de seguridad e higiene a los consumidores. Pero si se aplica la tecnología adecuada, también puede prolongar la vida útil del producto y mantener su calidad durante el almacenamiento.

¿DÓNDE ESTAMOS AHORA Y QUÉ VENDRÁ?

Dado que la población de muchas naciones considera que su país está superando la pandemia, se espera que la atención vuelva a centrarse en los problemas medioambientales que a menudo se asocian con los envases de alimentos y bebidas. Sin embargo, no hay duda de que las huellas de la pandemia quedarán grabadas durante mucho tiempo en la mente de los consumidores. Es justo suponer entonces que pronto nos encontraremos en una situación interesante, una en la que los consumidores considerarán tanto la seguridad como el impacto ambiental de los productos que están comprando.

¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA LOS FABRICANTES?

Significa que estamos entrando en un período en el que elegir el mejor empaque para un producto nunca ha sido más importante. La elección de envases que equilibren las necesidades del fabricante y aborden las preocupaciones de los consumidores, con respecto a cuestiones éticas, de higiene y medioambientales, es una prioridad emergente. Más allá de sus preocupaciones, la marca de una empresa alimentaria se puede fortalecer y hacer que atraiga a los consumidores si envuelve el producto de manera adecuada (reduciendo el exceso de embalaje) y utiliza materiales ecológicos.

ELEGIR EL EMBALAJE ADECUADO

Decidir qué envase elegir puede ser una tarea gigantesca, especialmente para las pequeñas empresas alimentarias. Estas empresas a menudo se basan en la experiencia y el asesoramiento de sus proveedores para seleccionar el embalaje más apropiado para su producto, pero esto puede, en última instancia, reducir sus opciones. La experiencia que aporta Campden BRI ha descubierto que muchas empresas alimentarias, grandes y pequeñas, no conocen las nuevas tecnologías disponibles que pueden ayudarles a elegir el embalaje más adecuado.

Para llenar este vacío y permitir la implementación de nuevas soluciones de envasado, un equipo de investigadores y expertos en envasado ha estado desarrollando un sistema de apoyo a la toma de decisiones (DSS) como parte de un proyecto conocido como GLOPACK (Sociedad otorgante de ENVASES innovadores de bajo impacto ambiental). El proyecto tiene como objetivo utilizar la herramienta de software DSS para proporcionar a un fabricante de alimentos / productor de envases una idea de los materiales de envasado disponibles para su producto específico. Por extensión, les ayudará a seleccionar cuál se adapta mejor a sus necesidades.

Una publicación de WORLD BAKERS – Por Zsófia Kertész, ingeniera de desarrollo de Campden BRI Hungría

CatalanDutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanishSwedishTurkish