New Orleans, en el estado de Luisiana, fue elegida para albergar la última selección continental de América del Mundial de Pastelería, que se instaló por primera vez en territorio norteamericano y en el que los mejores pasteleros y chefs de Estados Unidos y de todo el continente americano se reunieron para mostrar su talento y creatividad, creando un ambiente de inspiración y aprendizaje. El 11 de junio, 6 países de América del Sur, del Norte y Central compitieron para determinar qué equipos se clasificarían para la Gran Final de la competencia que se llevará a cabo durante el SIRHA LYON, en enero de 2025, y fueron cuatro países sudamericanos seleccionados para esa próxima Gran Final del Mundial de Pastelería. Argentina, representada por el llamado EQUIPO PAMPA,  conformado por  dos maestros pasteleros con MATÍAS DRAGÚN y LUCAS CARBALLO, y liderado por el coach MARIANO ZICHERT, logró conquistar la Copa América de Pastelería y los convirtió en los grandes abanderados de la pasteleria mundial subiendo al escalón más alto del podio.  

En segunda posición, Paraguay  – representado por  CHIARA PEDERZANI (chocolate),  JOHANNA BORGOGNON (azúcar) y ROSA ESTIGARRIBIA quienes usaron la flor de Mburucuyá en sus postres y crearon una estructura de caramelo y chocolate de aproximadamente un metro y medio  y en tercer lugar fué el equipo de Colombia  con sus dos candidatos  CARLOS DE ÁVILA  y  DEIBY SÁNCHEZ , candidato del chocolate y del azúcar respectivamente. Chile, por su parte, recibió un Wild Card que premia el trabajo de sus talentosos candidatos y le permite acceder a la próxima Gran Final. Por otra parte el Premio Mejor Commis fué para PAULA ALEJANDRA CASTILLO JIMÉNEZ, del Equipo de Colombia,  una joven talentosa joven que  ha demostrado ser la mejor en el Bocuse d’Or Americas. Pero los equipos de Canadá y Mexico tambien compitieron arduamente para determinar quiénes tendrían el honor de participar en el prestigioso evento mundial que se llevará a cabo en Lyon en 2025. La competencia fue intensa y demostró el talento y la creatividad excepcionales de los pasteleros del continente. El evento no solo destacó la selección americana de la Coupe du Monde de la Pâtisserie, sino que también incluyó la selección del Bocuse d’Or Americas, convirtiendo a Nueva Orleans en el epicentro de la gastronomía y la pastelería internacional por unos días. Los mejores pasteleros y chefs de Estados Unidos y de todo el continente americano se reunieron para mostrar su talento y creatividad, creando un ambiente de inspiración y aprendizaje.

ESTRUCTURA DE LA COMPETENCIA

Cada equipo, formado por un candidato de chocolate y un candidato de azúcar, dispuso de 5,5 horas para crear 16 postres de degustación, 2 piezas artísticas además de un buffet: 3 postres helados con purés de frutas Capfruit (+ 1 chupete), 3 piezas de pastelería: la tarta de queso revisitada, 8 postres de restaurante con máquina de soufflé de chocolate caliente Valrhona, 1 obra de arte de azúcar, 1 trozo de chocolate artístico, 1 buffet que incluye la pieza artística de azúcar y la pieza de chocolate, el postre helado y la pieza de repostería. Para este nuevo ciclo, la pieza de repostería debería resaltar el patrimonio culinario del país anfitrión de la selección especialmente un alimento básico de la pastelería estadounidense: la tarta de queso. Generalmente elaborado con galletas desmenuzadas y una mezcla de queso crema, huevo y azúcar, el pastel de queso es conocido por su textura cremosa y su variedad de recetas, lo que permitió a los equipos jugar con sabores, aderezos y presentaciones.

La prueba de los postres en los restaurantes también ha evolucionado y este año había que crear una creación que incorporase un soufflé de chocolate caliente Valrhona. Para este postre emplatado enviado y degustado “al minuto” como en un restaurante, el Comité Organizador Internacional optó por imponer un mínimo de 2 texturas y 2 temperaturas diferentes, y añadir la integración de un soufflé de chocolate caliente Valrhona. Esta nueva dificultad requirió que los candidatos demostrasen delicadeza y concentración, transmitir emoción y ofrecer al Jurado una experiencia única y memorable. Con estas dos nuevas especificidades se pretendía explorar nuevos territorios emocionales, ya sean gustativos, técnicos o visuales.

MIEMBROS DEL JURADO

fueron cinco jueces quienes puntúaron exclusivamente la prueba de Postres de Restaurante. Evaluaron juntos las creaciones de los candidatos según los mismos criterios que el Jurado de Cata, pero prestando especial atención a la fluidez del servicio, como se hace en un restaurante: Ellos son EUNJI LEE,  de Nueva York, GUSTAVO SAEZ, Santiago (Chile), MATTHEW PETERS, de Austin (EE UU), PATRICE DEMERS, Montreal (Canadá) y SUSAN SPICER de Nueva Orleans.

Con el quipo que resultó campeon, la gastronomía argentina tiene un nuevo motivo de orgullo y su creatividad brilla más que nunca en lo alto de la escena culinaria global.